La obesidad: efectos a largo plazo

Los jóvenes que, siendo veinteañeros, ya padecen de obesidad, son bastante más propensos a desarrollar trastornos serios de salud cuando alcanzan la mediana edad, según las conclusiones de una nueva investigación.

Es bien sabido que la obesidad en la mediana edad incrementa el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares, pero no ha estado claro si el ser obeso cuando se es adulto pero aún joven incrementa ese riesgo.
El equipo de Morten Schmidt, del Hospital Universitario de Aarhus en Dinamarca, hizo un seguimiento a la salud de 6.500 hombres daneses de 22 años de edad durante 33 años, hasta los 55 de edad. Todos ellos habían nacido en 1955.

La mayoría (83 por ciento; 5.407) estaban dentro del rango de peso normal y un 5 por ciento (353) estaban bajos de peso. Uno de cada 10 (639) tenían sobrepeso y un 1,5 por ciento (97) eran obesos. El peso normal se clasifica como un índice de masa corporal (IMC) de entre 18,5 y 25; la obesidad, como un IMC de 30 ó más.

Casi la mitad de aquellos que a los 22 años de edad fueron clasificados como obesos, en alguna ocasión durante los 33 años siguientes recibieron un diagnóstico de diabetes, presión arterial alta, ataque al corazón, derrame cerebral, coágulos de sangre en las piernas o en los pulmones, o incluso fallecieron.

Concretamente, estos hombres fueron ocho veces más propensos a padecer diabetes que los de peso normal, y cuatro veces más propensos a tener un coágulo de sangre potencialmente letal (tromboembolismo venoso). También fueron más del doble de propensos a desarrollar presión arterial alta, sufrir un ataque al corazón, o fallecer por esa clase de problemas de salud, antes de los 55 años de edad.

img_14004

Cada unidad aumentada en el IMC se correspondió con un aumento del 5 por ciento en la tasa de ataques al corazón, del 10 por ciento en las tasas de presión arterial alta y de coágulos de sangre, y del 20 por ciento en la tasa de diabetes. En total, los jóvenes obesos fueron tres veces más propensos a desarrollar cualquiera de estas enfermedades serias que los de peso normal, cuando unos y otros alcanzaban la mediana edad.

Los resultados, tal como advierten los autores del estudio, hacen temer que la creciente incidencia de la obesidad en muchas naciones industrializadas pueda acabar contrarrestando en años venideros el descenso de las muertes por enfermedades cardíacas que en estos países se había registrado en los últimos tiempos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BIO-GEO News. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s